Mi forma de tomar fotografías es espontánea, casi improvisada, aquello que busco en las imágenes no admite preparación ni complicaciones. Trabajo en velocidades altas, propias de la instantánea, a pesar de que nada se mueve en mis imágenes, porque soy yo el que se desplaza, ágil y sin peso, como una sombra en ese mundo inmóvil.

Las fotografías, como las preguntas, surgen veloces, toman forma desde la oscuridad y piden ser captadas de modo inmediato. Necesito entender el lugar en que habito y el significado que tiene hacerlo, entender el propio sentido de la palabra habitar